Evo Morales - "cha" y "tee" Chay

Índice
Chay
el Pan
Té verde
Yogur
cuajada
Te Negro
Casqueria
Bronquitis
Contamina
IntoxSetas
Griego
Queso
Tomate
Pimientos
Lumbago
Hierro
ANEMIA-Mujer
Resaca
numero PI
Proteinas
FOTOS
SIDA
Analisis Sangre
Burnout
Evo Morales
Evo I
Imagen-Evo
Pruebas
  
                                         
El primer Jefe de Estado indígena luchó por su vida desde pequeño
 
Evo Morales enfrentó a la muerte desde el momento de nacer. En varias ocasiones estuvo a punto de perder la vida. Tuvo al menos seis oficios antes de ser dirigente. En 1997 comenzó su carrera política. Es el primer Presidente nacido en Oruro.  

 "El día que estaba naciendo, mi madre fue víctima de una fuerte hemorragia. No había médicos ni enfermeras para atenderla y sólo la intervención de una curandera anciana del lugar nos salvó". Así comienza la historia de Evo Morales, un indígena que luchó por sobrevivir desde niño y hoy asume la presidencia de Bolivia.    

La vida en el área rural no es fácil, si lo sabrá el presidente Morales, que pasó su infancia en la comunidad orureña de Isallave. "En el campo, uno desde el momento que camina empieza a trabajar", afirmó en entrevista con La Razón antes de las elecciones de diciembre pasado.   

Morales enfrentó a la muerte al momento de nacer. Sin embargo, esa no fue la última vez que su vida estaría en peligro.   

El primo de su padre, Pedro Morales, describió cómo un travieso Evo, de tres años, estuvo a punto de perecer en una fogata donde su madre se disponía a cocinar. “Caminando apenas se acercó al fuego y, como tenía hambre, tal vez trató de agarrar la papa. Ahí nomás escuchamos gritos del sobrino que se encontraba al centro del fuego”.   

Entonces, la acción rápida de María, la madre de Evo, permitió que el niño resultara sólo con una quemadura en el codo.   

Parte de la supervivencia del Presidente fue el tener que desempeñar varios oficios, desde pastor de llamas y ovejas a sus cinco años, pasando por vendedor de helados cuando a los siete años él, su hermana Esther y su padre se fueron al norte argentino a trabajar, hasta su paso por la banda Imperial de Oruro, de la cual fue trompetista a los 20 años.   

Entre 1978 y 1979, Evo Morales cumplió su servicio militar en el Estado Mayor, en La Paz. Irónicamente, siendo conscripto, en una ocasión le tocó ir a reprimir a los cocaleros de los Yungas.   

Los inviernos en Isallave eran cruentos. En más de una ocasión, las heladas echaron a perder las cosechas, encareciendo aún más la situación de los comunarios, entre ellos, la familia Morales.   

Precisamente, en 1980, una helada que devastó las cosechas obligó a los Morales a abandonar Orinoca en pos de un lugar donde no falte el alimento.  Así fue como Evo llegó a Villa 14 de Septiembre, en el trópico de Cochabamba, el lugar donde nacería a la vida sindical y política, pero donde también le tocaría afrontar situaciones complicadas.    

"En 1981, un cocalero fue rociado con gasolina y asesinado de forma salvaje por los militares del dictador García Meza. No podía creerlo. Pensaba que el presidente era el papá de los bolivianos. Pero así abrí los ojos", manifestó el presidente Morales.   

Si bien al principio Evo destacó como deportista, pronto los lugareños se dieron cuenta de la habilidad de Evo Morales para dirigir y organizar a la gente.   

Cuando fue dirigente de la central cocalera 2 de Agosto, nuevamente estuvo a punto de perder la vida. Sus vecinos David Orellana y Rolando Vásquez recuerdan un día en que efectivos de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar) golpearon a Morales hasta dejarlo medio muerto.   

"El Evo iba amarrado. Lo arrastraron por el suelo desde el kilómetro 21 hasta el Puerto San Francisco. Medio muerto lo botaron en el puerto y le defendimos hasta quitarles el cuerpo",
sostuvo David Orellana.   

En 1996, Morales consolidó su liderazgo sindical al ser elegido presidente de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba.   

Un año más tarde, logró una diputación uninominal por Cochabamba. Desde entonces, lo que no lograba en el Congreso por la vía política, lo obtenía mediante la presión sindical.   

Entre la admiración de unos y el rechazo de otros, hoy Evo Morales se convierte en el primer Presidente indígena de Bolivia.   

Datos personales   

Nacimiento • Juan Evo Morales Aima nació el 27 de octubre de 1959, en la comunidad Isallave, cantón Orinoca del departamento de Oruro.   

Familia • Es hijo de Dionisio Morales Choque y María Aima Mamani, ambos fallecidos. Tiene una hermana mayor (Esther) y un hermano menor (Hugo). Otros tres hermanos murieron prematuramente.   

Domicilio • Evo Morales vivió en Isallave, en el norte argentino, en Orinoca, en Oruro y en La Paz. En 1980, llega al trópico de Cochabamba. Ahora, le corresponde habitar la casa presidencial en San Jorge.   

Oficios • Antes de ser dirigente sindical y político, el Presidente fue pastor de llamas, agricultor, heladero, panadero, ladrillero y trompetista de una banda.   
  
       Etapas y facetas del presidente Morales 
Para algunas personas, 46 años son mucho, para otras no son nada. Para Evo Morales, 46 años son una vida llena de matices y esfuerzos.   

El niño   
Desde antes de nacer, Evo Morales se aferró a la vida. Nació en una familia campesina humilde en el cantón orureño de Orinoca. Desde pequeño mostró su pasión por el fútbol, deporte que posteriormente le ayudó a destacar para convertirse en dirigente sindical. A sus cinco años, su responsabilidad era pastorear llamas. Aprendió a hablar castellano en el norte argentino, donde migró con su padre y hermana en busca de trabajo. Para hacer sus deberes escolares, el pequeño Evo apoyaba sus cuadernos en adobes y se arrodillaba en un cuero de oveja para escribir. Un mechero le proveía luz y calor.   

El dirigente   
Evo Morales nació a la vida sindical en el Chapare, donde migró en 1980 debido a las heladas que azotaban a su comunidad. Pasó por varios cargos, entre ellos, secretario de deportes en el sindicato San Francisco y presidente de las Seis Federaciones de Cocaleros del Trópico. En varias ocasiones, Estados Unidos lo acusó de ser narcotraficante por oponerse a la erradicación de la coca. Lideró tres bloqueos fuertes (2000, 2002 y 2005) que paralizaron el eje troncal. Su radicalidad le valió la antipatía de sectores como el empresariado.  

El político   
En 1995, Morales se sumó al Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP), inicialmente presidido por Alejo Véliz. En 1997, es elegido diputado uninominal por la circunscripción 27 del Chapare. En 1999, el IPSP se presenta como Movimiento al Socialismo (MAS) a las municipales. El 2002, el MAS obtuvo el segundo lugar en las elecciones generales con el 22%. El 2005, ganó los comicios con un respaldo histórico de 53,7%. Su amistad con el venezolano Hugo Chávez es motivo de crítica por sus opositores.   

El Presidente electo   
Tras conocer los resultados de las elecciones, el MAS planificó una gira del Presidente electo por ocho países de cuatro continentes. Estos viajes tuvieron como objetivo la reafirmación de las relaciones exteriores de Bolivia, así como la expresión de un mensaje de soberanía, según explicó el vicepresidente Álvaro García Linera. Evo Morales garantizó la seguridad jurídica para las inversiones extranjeras que se sujeten a las leyes bolivianas y a cambio recibió apoyo para su gobierno. Hoy es posesionado como Presidente de la República.     
 
Su difícil niñez
Evo nació en Isallavi, cantón Orinoca, muy cerca al lago Poopó de Oruro. Sus padres fueron Dionisio Morales Choque y María AIMA Mamani, ambos fallecidos. En su familia son tres hermanos: Esther la mayor, Evo y Hugo el menor, radican en Oruro.    

Es necesario remarcar que los Morales AIMA eran siete hermanos: Luís, Eduvé y Reina fallecieron cuando apenas eran niños y el otro murió al nacer por falta de atención médica en su pueblo.    

Su comunidad tiene todas las características de una población rural de Bolivia: pobre y extraviada. Sus primeros pasos los aprendió junto a un rebaño de llamas en el altiplano boliviano. En su comunidad siempre trabajó en tareas agrícolas o del hogar y hacía sus tareas encima de adobes, alumbrado por un mechero y sentado sobre un cuero de oveja.    

Como en la gran parte de las comunidades campesinas de Bolivia, que carecen de los más elementales servicios básicos, en su pueblo no había agua potable ni energía eléctrica.    
           
Sobrevivencia de joven     
Para continuar estudios, Evo viajó a la ciudad de Oruro donde trabajó de ladrillero, de panadero, y también mostró sus dotes de buen futbolista y trompetero. Llegó a tocar en la Banda Real Imperial, actividad que le permitió viajar y conocer diversas realidades.    

Salió bachiller del Colegio Beltrán Ávila, pero reconoce que su prioridad no era el estudio sino sobrevivir en esa ciudad. Su formación posterior estuvo delineada -como el mismo lo señala- en “la universidad de la vida”.    

De Oruro, se marchó a La Paz para realizar el servicio militar obligatorio en el Estado Mayor. En el cuartel, junto a sus compañeros, aparte de padecer maltratos físicos, fueron testigos del estado de injusticia en que vivían los bolivianos de ese tiempo. Gobernaba el país, el dictador Hugo Banzer Suárez.    

Primeros pasos sindicales
En 1983 al altiplano boliviano sufrió una de las mayores sequías de toda su historia que obligó a miles de familias a buscar nuevas tierras.    

La familia Morales AIMA y otros comunarios de la región de Orinoca decidieron migrar hacia el Trópico de Cochabamba, concretamente a la región del Chapare: Puerto San Francisco.    

En 1983, por su pasión por el fútbol le nombran en su sindicato secretario de deportes. Fue su primer cargo en el sindicalismo, desde donde ascendió vertiginosamente por la entrega a cada actividad de su organización; en 1985 fue nombrado secretario general de su sindicato; desde 1988 es secretario ejecutivo de la Federación del Trópico y desde 1996 ejerce el papel de presidente del Comité de Coordinación de las Seis Federaciones del trópico Cochabambino.   

El ingreso a la política
Desde la organización de los productores de coca que defiende un recurso natural como alimento, medicamento y ritual, Evo se abrió espacio en el ámbito nacional y también internacional.    

Junto a las organizaciones nacionales de campesinos, colonizadores e indígenas fue el impulsor para la formación del Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP).    

Ante la negativa sistemática de la Corte Nacional Electoral y la clase política de otorgarles una sigla y personería jurídica propia, las mayoría nacionales se identifican desde 199, bajo la sigla del Movimiento al Socialismo (MAS).    

En 1997 fue elegido diputado uninominal -con una mayoría aplastante de votos- por la circunscripción 27 del Chapare; sin embargo, en enero de 2002, el rodillo parlamentario de ADN, MIR, UCS y NFR, con la complicidad del MNR, no aceptó que un cocalero censurara a sus gobernantes y en una sesión atípica y antidemocrática decidieron su expulsión del Congreso Nacional.    

El liderazgo del Evo
En las elecciones generales de julio de 2002, el Movimiento al Socialismo (MAS), liderizado por Evo rompió con todas las estructura partidarias de Bolivia, al lograr el apoyo de 581.884 votos.    

Aunque una gran mayoría de los pobladores pobres de este país, son indocumentados y no participaron en las elecciones, más de medio millón de bolivianos y bolivianas apoyaron al nuevo instrumento político.    

El MAS obtuvo 36 congresistas que son la expresión viva de la Bolivia multicultural y pluriétnica. Además, desde las elecciones municipales de diciembre de 2004, el MAS se ha convertido en la primera fuerza política del país, al vencer con amplia mayoría a sus ocasionales contendientes de los partidos neoliberales y otros que usan la careta de agrupaciones ciudadanas.    

El 15 de enero de 2005, un informe del Consejo de Inteligencia de EEUU, denominado “Mapa del Futuro Global” identifica a Venezuela y Bolivia como dos países que forman parte del “eje del mal”. La administración de George W. Bush, bajo el pretexto de “terrorismo internacional” puso en la mira al gobierno bolivariano de Hugo Chávez y al Movimiento al Socialismo (MAS).    

A Evo Morales AIMA no solo lo acusan de “terrorista”, “guerrillero” sino que desde las esferas del poder y el poder mediático se ha desatado una campaña de satanización, criminalización y penalización contra los movimientos sociales en su conjunto.    

El que fue un humilde niño llamero -como cientos y miles de los que existen hoy en el árido altiplano boliviano- se ha convertido en una pesadilla para el imperio, el neoliberalismo y las transnacionales, pero es una esperanza para el pueblo, para las mayorías nacionales.    
¡Somos Pueblo, Somos MAS!     
(Tomado de SOBERANÍA Cochabamba, Vocero del Movimiento al Socialismo (MAS) Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP) y de tod@s l@s Bolivian@S. Nº 1, septiembre 2005)   
Evo expresó su deseo de ser Presidente a los 15 años  
A los 15 años, Evo Morales Aima, sentado en una mesa junto a sus compañeros y compañeras de tercero intermedio en Palacio de Gobierno, expresó su deseo de ser "algún día" Presidente de la República.

Ese pasaje de su vida fue revelada por la prima del Presidente, Adela Aima, después del acto de reconocimiento como Primer Presidente Indígena de Bolivia por autoridades originarias y pueblo de Orinoca, en la plaza 4 de Octubre de esa población, el pasado 1º de enero de 2006.

Los estudiantes de tercero y cuarto medio de la Unidad Educativa Central Orinoca, donde Evo estudió, salieron a visitar algunos sitios importantes de la Sede de Gobierno, entre ellos la Normal Superior de Warisata y el Palacio Quemado.

Después de visitar Warisata, los aproximadamente 30 estudiantes se dirigieron a Palacio de Gobierno con la intención de conocer su edificación y entrevistarse con el presidente de ese entonces, el general Hugo Bánzer Suárez, pero lamentablemente la gente de protocolo y comunicación no les permitió hablar con el mandatario.

Cuando esperaban sentados a las autoridades del Ejecutivo, Evo Morales Aima había manifestado "algún día voy a ser Presidente" y comunicado a sus compañeros de curso "ustedes van a ser mis ministros", según testimonio de su prima.

No solamente había manifestado su deseo de gobernar con gente comprometida con el pueblo sino anunció "hacer cambios en todo", compromiso que sigue sosteniendo a los 46 años de edad.

Luego había manifestado "cuando voy a ser Presidente, fácil me van encontrar" haciendo énfasis al desaire que pasaron y por la agenda apretada de las supuestas autoridades del pueblo.

El estudiante destacado
Evo se destacó como estudiante en los tres niveles. Hasta quinto grado del ciclo básico recibió de la dirección de la escuela seccional de Calavillca diplomas de estudio y en la Unidad Educativa Central Orinoca fue el abanderado del establecimiento en varias oportunidades.

Sus compañeros y compañeras sostienen que Evo es un hombre sencillo, inteligente, amante de la música, futbolista y un querendón de la pelota de mano (k"ajcha) y raqueta. 

Todas las materias, en especial las matemáticas, lenguaje, historia y sociales fueron las favoritas de Evo. Sus conocimientos siempre los compartía con sus compañeros y compañeras de curso, al extremo que algunos aprendieron a jugar ajedrez, un pasatiempo favorito del nuevo presidente de los bolivianos.


Bolivia empodera a un Presidente para todos
Faltando tres minutos para las 16.00 del domingo 22 de enero del 2006, entró al Palacio de Gobierno Juan Evo Morales Aima (46 años), convertido en el primer Presidente Constitucional de Bolivia de origen aymara.   

Con la mano izquierda en alto y con la otra en el pecho, Morales juró a la Primera Magistratura del país en una emotiva ceremonia celebrada en el hemiciclo parlamentario, en La Paz. Su vicepresidente, Álvaro García Linera, le ciñó la banda presidencial y le puso la medalla de Simón Bolívar, los símbolos del poder.   

El rostro cobrizo del Presidente, entonces, mostró a un hombre que se quebraba de emoción por dentro. El Himno Nacional le dio tiempo para reponerse e iniciar con energía un discurso de hora y media.   

Morales hizo un recorrido por los más de 500 años de exclusión de los pueblos indígenas y dijo que ha llegado la hora del cambio para los movimientos originarios del país.   

No dudó en contar, incluso, historias personales para mostrar que en 180 años de vida republicana, los indígenas no fueron tomados en cuenta.   

Contó, para que el mundo lo sepa, que a los niños quechuas y aymaras que aprendían a leer y escribir les cortaban los dedos para que no cundiera el mal ejemplo, y que, en contraposición, en su gobierno se encararán planes de alfabetización.   

Y, recordó que hace 50 años los indígenas no podían entrar a la plaza Murillo ni a la plaza San Francisco, y que ahora ambos espacios estaban abarrotados de miles de originarios.   

La dupla de Morales y García Linera, del Movimiento al Socialismo (MAS), ganó las elecciones generales del 18 de diciembre por mayoría absoluta con el 53,74 por ciento y no necesitó de alianzas para entrar al Palacio.   

El Congreso sólo dio curso a una ley que proclama Presidente a Morales y Vicepresidente a García Linera y no tuvo que votar por un candidato, como sucedió durante los 23 años de democracia. La norma fue promulgada por el presidente saliente, Eduardo Rodríguez Veltzé, el viernes.   

Morales se convirtió así en el Presidente número 66 de la vida republicana y lo hizo en un momento histórico, puesto que el país está inmerso en una profunda crisis social y política que empezó el año 2000.   

Entonces, los campesinos del occidente bloquearon carreteras para exigir sus derechos y los ciudadanos de Cochabamba pelearon para evitar el alza de las tarifas del agua.   

El año 2002, llegó a la presidencia Gonzalo Sánchez de Lozada, pero fue obligado a renunciar el 17 de octubre del 2003, luego de una presión social en la que Evo Morales tuvo un importante papel.   

La Presidencia, entonces, quedó en manos de Carlos Mesa, quien también tuvo que renunciar agobiado por las presiones sociales de diferentes sectores y partidos, entre ellos el Movimiento al Socialismo.   

Mesa dejó el cargo a Eduardo Rodríguez Veltzé, el entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia, el 9 de junio del año pasado, en medio de una crisis que estuvo a punto de quebrar el sistema democrático. Y esos recuerdos volvieron a la mente de Rodríguez ayer, cuando dio su discurso de despedida y entregó al mando a Morales.   

Y fue Rodríguez quien, en su calidad de presidente transitorio, convocó a elecciones generales y de prefectos, las que se desarrollaron el 18 de diciembre del año pasado.   

Morales compitió con Jorge Quiroga, de Poder Democrático y Social, quien obtuvo el 28,59 por ciento de los votos.   

Pero Morales no llegó solo a la Presidencia. Él mismo reconoce y agradece públicamente el aporte de los intelectuales y profesionales de la clase media que tienen su máxima representación en el Vicepresidente.   

Y fue el Vicepresidente quien hizo, en su discurso de posesión, una radiografía de la crisis a la que llamó “empate catastrófico”, pues se convirtió en una lucha de poder que duró cinco años y que enfrentó a algo viejo que no moría con algo nuevo que no acababa de nacer.   

El 18 de diciembre, dijo, Bolivia optó por el cambio y se resolvió ese “empate catastrófico”.   

El hecho fue considerado histórico no sólo para Bolivia, puesto que Morales es el primer indígena en llegar a la Presidencia en Latinoamérica.   

La elección y posesión de Morales concitó interés en el mundo entero y colmó de esperanza a los bolivianos que creen en el proyecto de Morales.   

Once presidentes, el Príncipe de Asturias, delegaciones oficiales de todas partes del mundo, organizaciones sociales y ciudadanos llegaron a La Paz para la transmisión de mando.   

A ellos se sumaron miles de bolivianos del interior del país que llegaron a La Paz para participar de la toma del poder indígena realizada en las ruinas de Tiwanaku el sábado 21 y de la celebración que se armó ayer en la plaza Murillo y en la plaza San Francisco de esta ciudad.   

Incluso, los actos estuvieron matizados por polémicas y expectativas en torno a la ropa de Evo Morales. Finalmente, la incógnita se despejó cuando el Presidente apareció con un fino traje de lana de alpaca confeccionado por la diseñadora Beatriz Canedo. Y, el sello que quedó en las retinas de bolivianos y no bolivianos es la chompa a rayas que usó en su gira por cuatro continentes.   

Más allá de la anécdota, el 22 de enero pasó a la historia como el día en que un indígena llegó a la Presidencia por mayoría absoluta. La expectativa es grande y en ese marco Morales hizo ayer anuncios en torno a su programa de gobierno en lo social y económico, y dejó la reforma política para la Asamblea Constituyente.   

La cita que también abordará la nacionalización de los recursos naturales empezará en agosto, de acuerdo a las previsiones del propio Primer Mandatario.   

El nuevo Presidente terminó su discurso con una frase del guerrillero subcomandante Marcos de México. Dijo: Se debe mandar obedeciendo al pueblo, y yo mandaré Bolivia obedeciendo al pueblo de Bolivia.   

Dos actos se sumarán hoy a los cambios. Por la mañana serán posesionados los ministros de Evo Morales en La Paz y por la tarde jurarán los prefectos, en la ciudad de Sucre.   

"Se debe mandar obedeciendo al pueblo y yo mandaré obedeciendo a Bolivia", dijo Morales replicando una frase del guerrillero Marcos.

DATOS HISTÓRICOS   

Morales es el primer presidente orureño   
Ningún orureño había llegado a la silla presidencial hasta el momento. El libro “Presidentes de Bolivia. Entre urnas y fusiles”, de Carlos Mesa, da cuenta de que sólo en 1981, el general Waldo Bernal integró la Junta Militar Colegiada de Gobierno. Evo Morales es el primer presidente nacido en Oruro.   

Sucre fue mandatario de Bolivia a sus 30 años   
Antonio José de Sucre fue el presidente más joven que tuvo Bolivia, ya que tenía 30 años al asumir el mando. El texto de Carlos Mesa precisa que los 10 jefes de Estado más jóvenes del país fueron todos militares. El presidente civil de menor edad fue Jorge Quiroga, que ocupó la silla presidencial a sus 41 años.   

Más militares que civiles llegaron a la presidencia   
Hasta el 2002, más de la mitad de los presidentes de Bolivia fueron militares. Según el libro Presidentes de Bolivia, el país tuvo 39 presidentes militares y 31 civiles. Contando a los dos últimos mandatarios (Carlos Mesa y Eduardo Rodríguez) más el nuevo Jefe de Estado, Evo Morales, la cifra llega a 34 presidentes civiles.   

2 presidentes gobernaron el país en cuatro ocasiones   
José Miguel de Velasco y Víctor Paz Estenssoro fueron los dos presidentes que han gobernado el país en más ocasiones (cuatro cada uno). Dos de las presidencias de Velasco fueron interinatos constitucionales y las otras dos fueron de facto. Mientras, Paz Estenssoro fue presidente en 1951, en 1960, en 1964 y en 1985.   

11 mandatarios tuvieron una muerte violenta   
El libro Presidentes de Bolivia, de Carlos Mesa, precisa que 11 presidentes tuvieron una muerte violenta. Estos casos se presentaron, tanto en ejercicio del mando como al haber concluido el periodo gubernamental. Uno de los casos más estremecedores fue el asesinato de Gualberto Villarroel, a manos de una turba.   

Hasta hoy, ningún indígena fue presidente   
Antes de Evo Morales, ningún indígena había alcanzado la presidencia. En el periodo de 1993 a 1997, en el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, Víctor Hugo Cárdenas ocupó la vicepresidencia de la República. Fue la primera vez que un representante de los pueblos originarios ocupó un cargo de alta jerarquía.   

Andrés de Santa Cruz gobernó 9 años seguidos   
La presidencia más larga en un solo período sin interrupciones fue la de Andrés de Santa Cruz. El texto de Carlos Mesa señala que el gobierno de Santa Cruz duró nueve años, ocho meses y 24 días. Sin embargo, sumados sus cuatro periodos gubernamentales, Víctor Paz fue presidente por 12 años, seis meses y 22 días.   

El país tuvo tres jefes de Estado extranjeros   
Bolivia estuvo bajo el mando de extranjeros en tres ocasiones. Los venezolanos Simón Bolívar y Antonio José de Sucre y el argentino Ruperto Fernández ocuparon la silla presidencial boliviana. El caso de Fernández es especial, ya que fue parte de una Junta de Gobierno que ejercía el máximo poder en el país.    

                                               
imagen